La Unidad Popular no es un elemento de marketing