Elkarrekin Donostia exige medidas al Gobierno de Goia para hacer frente a la emergencia habitacional

Haizea Garay, concejala de Ezker Anitza-IU en el grupo municipal Elkarrekin Donostia, ha propuesto  que se incremente al 60% el porcentaje de vivienda de VPO en todas las promociones de vivienda en suelo urbano cuyos costes de urbanización superen el 5%, un 20% más que el mínimo que establece la Ley del Suelo. Asimismo, plantea dar pasos para acabar con las casi 5000 viviendas vacías que hay en la ciudad.

 

Donostia, 12 de mayo de 2022

 La concejala de la coalición de izquierdas considera necesario que el gobierno municipal “dé un giro de 180 grados en sus políticas de vivienda de tal forma que responda al fin social de la misma recogida en la ley de modo que los 12.000 demandantes de vivienda que hay en la ciudad puedan acceder a este derecho básico”.

En este sentido, Garay ha querido recordar que los precios de la vivienda no dejan de subir tanto en compra como en alquiler y esa subida además “nos sitúa en primera posición del ranking del precio de vivienda en todo el Estado”, una subida que viene propiciada, según apunta la concejala de izquierdas, por “un gobierno municipal que impulsa un urbanismo a la carta, al servicio de intereses privados, fomentando la especulación urbanística, los desarrollos segregadores y la proliferación sin control de alojamientos turísticos de diferente tipología”.

Garay ha recordado que a pesar de la demanda de VPO que existe en la ciudad, “este Gobierno impulsa proyectos urbanísticos en los que sólo exigen a las compañías promotoras el mínimo legal de VPO que exige la ley, un 40% en suelo urbano y 75% en suelo urbanizable, y en ocasiones realiza entuertos jurídicos para la exoneración de la construcción de este mínimo, de forma que la VPO no se llega a materializar o resulta menos de la que marca la ley. Esto es, el Gobierno está al servicio de una minoría que busca hacer negocio con la vivienda mientras ignora el interés general”.

Por este motivo, exige a Goia que en la revisión del Plan General se establezca que “las promociones de vivienda en suelo urbano destinen mínimo un 60% de la edificabilidad a VPO siempre que el coste de urbanización supere el 5% del coste de edificación, esto es, un 20% por encima del mínimo que marca la Ley del suelo”.

Asimismo, la concejala de izquierdas ha reclamado una mayor implicación del gobierno municipal en conseguir que las casi 5000 viviendas vacías cuantificadas en la ciudad salgan al mercado fomentando su incorporación al programa de Alokabide, un programa para acabar con la vivienda vacía que gestiona la sociedad pública de vivienda, Donostiako Etxegintza, y que “vemos, año tras año, no sólo el insuficiente número de viviendas que gestiona sino una bajada progresiva de las mismas. Garay ha apuntado que “actualmente se gestionan solamente 283 viviendas, respecto a las 369 de 2016, cifras en todo caso claramente insuficientes respecto al elevado número de viviendas vacías”.

El turismo y la emergencia habitacional

 Garay ha querido recordar que el ejemplo del Bellas Artes es “el enésimo de una sucesión de concesiones de licencias para hoteles y pisos turísticos que provocan una presión sobre el parque de vivienda, incrementando su precio de forma desorbitada”.

La concejala de la coalición de izquierdas ha querido recordar que ya en el mes de diciembre reclamaron desde Elkarrekin Donostia una moratoria a las licencias de nuevos hoteles y alojamientos turísticos. Sin embargo, este gobierno “ha tratado de despistar a la ciudadanía cuando decía que establecía una moratoria para nuevos hoteles, porque estas concesiones se han seguido dando”, ha denunciado Garay, de tal manera que “son Goia, PNV y PSE los responsables de la situación de emergencia habitacional que está viviendo la ciudad”.

En este sentido, Garay ha anunciado que volverán a interpelar al Gobierno municipal este próximo lunes en comisión porque según indican desde Elkarrekin Donostia “hacer de Donostia un escaparate para el turismo, convertir la ciudad en un gran hotel, provoca la atracción de fondos buitres y especuladores varios que buscan el negocio expulsando a las donostiarras de su ciudad”

Elkarrekin Donostia se ha mostrado muy crítica con el Gobierno municipal porque “están fomentando una ciudad a dos velocidades. Una montada en el tren de la especulación y el urbanismo a la carta. La otra, la explotada y vulnerable, cada vez más precarizada y sin posibilidades para seguir en sus barrios. Una ciudad en definitiva no cohesionada y donde los privilegiados cada vez tendrán más privilegios y los oprimidos estarán cada vez más explotados”.