Elkarrekin Podemos IU presentará enmienda a la totalidad contra el Proyecto de Ley de Empleo Público del Gobierno vasco

El parlamentario, Jon Hernández, ha manifestado que “no se debe aprobar una Ley de Empleo Público que cuenta con el rechazo frontal de todos los sindicatos. Es un mal comienzo para una ley que tiene que perdurar en el tiempo. Queda legislatura suficiente para que el Gobierno vasco se siente a negociar y traiga un proyecto de ley con el mayor consenso posible”

 

Gasteiz, 16 de marzo de 2022

El grupo parlamentario Elkarrekin Podemos Izquierda Unida ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad contra el proyecto de Ley de Empleo Público, del que ha asegurado que “cuenta con el rechazo frontal de todos los sindicatos por lo que es un mal comienzo para una ley que debe perdurar en el tiempo”.

Así lo ha avanzado el parlamentario Jon Hernández, que defenderá mañana la enmienda a la totalidad en el pleno ordinario que se celebrará en el Parlamento Vasco. Hernández ha explicado que “pediremos la devolución del proyecto porque queda legislatura suficiente para tramitar una ley que sea producto del acuerdo con los y las representantes legítimos de los trabajadores y las trabajadoras públicas, por lo que pedimos al Gobierno vasco que se siente a negociar con los sindicatos y traiga un proyecto de ley que sea fruto del consenso”.

Además, Jon Hernández ha señalado que el proyecto de ley que se debatirá mañana en el pleno presenta grandes carencias a la hora de “plantear soluciones a los problemas estructurales que sufre el empleo público en Euskadi, al tiempo que “carece de la entidad suficiente para ser una norma capaz de configurar y articular un modelo integral de la Función Pública Vasca e incluye elementos nada deseables de cara a poner el empleo público en el centro de una administración y unos servicios modernos y adecuados a las necesidades de la ciudadanía”.

Para Elkarrekin Podemos Izquierda Unida la normativa planteada no conlleva un avance en la homogeneización de las condiciones de trabajo de todos los empleados y empeladas públicas de la CAV para “superar endémicos agravios comparativos, asi como brechas funcionales y salariales entre distintas administraciones”.

Por último, Jon Hernández ha manifestado que esta ley “debería blindar los servicios públicos esenciales como la enseñanza y la sanidad  para que no estén a merced de la ideología política del partido que gobierna en cada momento, y no estén expuestos continuamente al riesgo de la privatización y de la externalización, como ocurre en la actualidad”.