El gobierno vasco impide la tramitación de la ley del juego para evitar el debate parlamentario

 

 

15/12/2020

El Gobierno Vasco ha hecho público su criterio desfavorable a la modificación de la ley del juego propuesta el por Elkarrekin Podemos –IU bajo “argumentos poco democráticos y que denotan una actitud soberbia del ejecutivo”, califica el parlamentario Iñigo Martínez Zatón.

 

La coalición registró el pasado 18 de noviembre una modificación de la ley actual, vigente desde 1996, con el objetivo de regular los efectos nocivos del juego. Sin embargo, el ejecutivo vasco, ahora no “ve idóneo” la vía de la modificación de la ley y esgrime un criterio desfavorable, apostando por integrar las mejoras necesarias vía decreto. Modificar vía decreto en vez de a través de una reforma de la ley permite al gobierno ser el único en poder realizar los cambios e integrar las propuestas, “impidiendo el debate parlamentario y el control del mismo”, explica el parlamentario Iñigo Martinez Zatón.

 

Además, este criterio desfavorable supone un nuevo incumplimiento del acuerdo presupuestario que Podemos firmase en 2020 con el gobierno de Urkullu, donde se comprometía a tener en consideración la proposición de ley del juego, “una nueva muestra del menosprecio a los acuerdos, por un lado, y, de confundir colaboración con subordinación, por el otro lado”, explica la portavoz, Miren Gorrotxategi. Además, el acuerdo presupuestario comprometía una partida de 436.000 euros destinados a la prevención y tratamiento de la adicción al juego de azar y otras adicciones sin sustancias en Euskadi que no ha sido ejecutada.

 

Entre las principales medidas que propone la ley registrada por Elkarrekin Podemos –IU está del establecimiento de una distancia mínima de 500 metros de los centros educativos y juveniles, limitar los establecimientos de juego y el horario de su apertura y cierre entre las 12.00 horas y la 01:00 horas y la obligatoriedad de controlar el acceso y la identificación de los y las jugadores/as en todos los locales de juego. Además, se propone una medida que afectará a la fiscalidad a través de un recargo del 10% en el Impuesto sobre el juego.