El debate sobre la monarquía en el Parlamento Vasco depara posiciones “inesperadas”.

La huida de España de Juan Carlos de Borbón es el penúltimo episodio de una sucesión de actos inaceptables perpetrados por miembros de la Casa Real en los últimos años. 

08/10/2020

Fruto de la iniciativa presentada por Elkarrekin Podemos – IU, en el Parlamento Vasco se ha producido un debate sobre la idoneidad o no de mantener un modelo de Estado anacrónico e incompatible con la democracia que “ha representado y representa las garantías que, a través de la sucesión en la Jefatura de Estado, se dieron las oligarquías políticas y económicas del Franquismo”.

De este modo se ha criticado no ya que el rey emérito se haya enriquecido gracias a su posición como Jefe del Estado, sino la impunidad con lo que lo ha hecho, gracias a una inmunidad mal entendida se ha impedido que Juan Carlos I haya podido ser investigado por sus presuntos delitos hasta que la justicia suiza inició diligencias penales. Mientras, en nuestro país se archivaban las denuncias que Izquierda Unida y el PCE realizaron. Todos estos hechos demuestran que la monarquía “carece de los mínimos valores éticos exigibles” ya que antepone el lucro personal al interés común y es “incapaz de mantener la neutralidad que le exige la propia Constitución, la conclusión es evidente: No tiene utilidad alguna y más bien es una carga política y económica”, un lastre para un país que lleva soportando sucesivas crisis económicas y sociales que han repercutido muy negativamente en las condiciones de vida de la mayoría social.

En la calle ya hay un debate social sobre el Modelo de Estado y la posibilidad de realizar un referéndum entre monarquía o república porque “una democracia no puede ser completa mientras la ciudadanía no pueda elegir la totalidad de las instituciones representativas, incluida la jefatura del Estado, como debe ser en democracia”. La democracia volvió a nuestro país merced “al pueblo y en concreto a la clase trabajadora, que mantuvieron la resistencia antifranquista durante los 40 años de dictadura” y no gracias a una familia o persona, que heredó la Jefatura del Estado como legado político de manos del dictador. Las palabras del lehendakari resultan tan vacías como absurdas cuando hace unos días decía que hay que “republicanizar la monarquía”.

La iniciativa presentada por la coalición de izquierdas pretendía instar al Gobierno de España a la retirada de la condición de rey emérito a Juan Carlos I así como posicionar al Parlamento Vasco favorablemente a un enjuiciamiento del monarca por los presuntos delitos de corrupción en que estuviera implicado y defender los valores tradicionales republicanos.

Tras un debate parlamentario que ha sido acalorado, nos hemos encontrado con la posición “sorpresiva” de dos partidos de tradición republicana como PNV y PSE que han votado en contra de la iniciativa junto a PP – C´s y VOX, por lo que “cada grupo parlamentario, cada partido político representado en esta cámara sabrá cómo explicar a la ciudadanía vasca su posición”.