Solicitamos a CAF que «se baje del tren del apartheid» y abandone la ampliación del tranvía de Jerusalén Por ello se pregunta al gobierno vasco, como accionista, sobre si reclama a CAF el respeto al derecho internacional

Iñigo Martínez, parlamentario de Ezker Anitza-IU en el grupo Elkarrekin Podemos-IU, ha formulado una pregunta parlamentaria que deberá ser respondida por escrito por el actual gobierno vasco.  La pregunta se refiere a la postura del gobierno vasco presidido por Urkullu sobre su actitud ante la falta de respeto al derecho internacional por parte de la empresa CAF, en la que participa accionarialmente la administración vasca. Esta pregunta concreta es una demanda del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA).

La administración vasca, a través del Instituto Vasco de Finanzas, tiene un programa de inversión dotado de más de 100 millones de euros, para participar en el accionariado de varias empresas con sede en el País Vasco para fortalecer el tejido productivo y otras cualidades como las derivadas por el desarrollo tecnológico y la capacidad de impulso del conjunto empresarial. Entre esas empresas, se encuentra la guipuzcoana, proveedora de material y servicios ferroviario, CAF, de la que tiene el 1,24 % de las acciones.

Pues bien, CAF concursó y ganó, a pesar de ser advertida de la vulneración del derecho internacional, la ampliación y gestión de líneas de tranvía entre Ja ocupada ciudad de Jerusalén y las colonias sionistas próximas, vulnerando la IV Convención de Ginebra. También diversas resoluciones de las Naciones Unidas. Entre ellas, la publicada en el año 2016 por parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, (A/HRC/RES/31/36 6 GE.16-06472) donde expresamente se condena la construcción del tranvía y se reclama que los países miembros de las Naciones Unidas rechacen e impidan la participación en las actividades de colonización.

La pregunta concreta al gobierno vasco es: ¿Cómo ha actuado, ante el conocimiento de estos hechos antes de la junta de accionistas, y ahora, ante CAF, para revertir esa vulneración del derecho internacional, incluyendo la IV Convención de Ginebra al operar en territorios ocupados al servicio de la potencia ocupante, despreciando a la población palestina y a sus representantes?