Ezker Anitza-IU cree que la y vasca nació en vía muerta y ha restado ingentes recursos para financiar servicios públicos de calidad en Euskadi.

La Coordinadora General de Ezker Anitza-IU, Isabel Salud, cree que el informe del Tribunal de Cuentas de la UE supone un verdadero varapalo a los proyectos ferroviarios de alta velocidad, cuyo principal interés es el negocio de las empresas constructoras.

La Coordinadora General de Ezker Anitza-IU, Isabel Salud, ha manifestado que, a la vista del informe del Tribunal de Cuenta de la UE en relación con la construcción de varias líneas ferroviarias de alta capacidad, entre ellas la Y vasca, se confirman las críticas que tanto su formación como otros agentes sociales han realizado durante muchos años al proyecto.

Sobre las críticas a la Y vasca, Salud ha recordado que “nunca debería haberse puesto en marcha”, ya que esa macro infraestructura no dará respuesta a las necesidades reales de transporte de la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca, ha causado un gran destrozo medio ambiental en un territorio pequeño como Euskadi, y no existen estudios que avalen la necesidad real de la misma.

A todo lo anterior, Salud ha añadido que el Tribunal de Cuentas de la UE también recoge en su informe que no se han tenido en cuenta las múltiples advertencias con relación al número de personas usuarias, por lo que el Tribunal cuestiona la sostenibilidad de la infraestructura en caso de que llegue a ver la luz algún día, ya que éste considera que la Y vasca tardará aún otros 29 años en estar a plena capacidad.

Para la Coordinadora de Ezker Anitza-IU, la ingente cantidad de dinero que el gobierno de Urkullu ha adelantado para una infraestructura de dudoso futuro y de más dudosa rentabilidad, es otro ejemplo más de un gobierno ocupado en defender los intereses de grandes empresas constructoras.

Asimismo, Salud ha criticado que el gobierno vasco lleva décadas de recortes en servicios como la sanidad o la educación, y que el dinero público enterrado en la vía muerta de la Y vasca se debería haber invertido en mejorar el transporte público competencia del gobierno vasco y del resto de instituciones de la CAPV. Por el contrario, los presupuestos vascos llevan décadas de recortes en sanidad, educación o ayudas sociales, haciendo una defensa a ultranza de la subcontratación de los servicios públicos.

La líder de la formación de izquierdas ha manifestado que a la vista del informe del Tribunal de Cuentas de la UE, “está claro que este pozo sin fondo con importantes sobrecostes nunca debería haberse iniciado”, y ha pedido a Urkullu que “eche el freno” a este proyecto que ha hipotecado el presente y el futuro de Euskadi, más aún en un momento como el actual en el que es necesario tener claras las prioridades de la inmensa mayoría de la ciudadanía, que es la que paga con sus impuestos muchos proyectos que solo benefician a grandes empresas.