Elkarrekin Podemos-IU presenta una Proposición no de Ley que garantice la igualdad en educación en la crisis del COVID-19.

La propuesta recoge que, atendiendo a criterios de las autoridades sanitarias y de forma coordinada con el gobierno del Estado, se estudie la posibilidad de que la infancia pueda salir de casa de forma controlada y limitada.

La mesa de la Diputación Permanente ha aprobado hoy una Proposición no de Ley por la que se “insta al Gobierno Vasco a profundizar de una forma planificada en la comunicación con los equipos directivos de los centros educativos para que sean detectadas las necesidades de las familias en cuanto a equipos y conectividad y, consecuentemente, puedan ser cubiertas de forma inmediata”.

Con esta medida se pretende dotar al profesorado y al alumnado de los recursos necesarios para continuar la formación de forma no presencial mientras dure el confinamiento, de modo que se “minimicen el impacto negativo y las consecuencias que el parón de las clases tiene en una sociedad y un sistema educativo desiguales” en referencia a la dualidad pública y concertada que hay en el País Vasco y que según Jon Hernández supone “una perpetuación de las diferencias sociales”. Para ello se propone la cesión de equipos informáticos al alumnado que no dispongan de estos medios, así como de tarjetas de internet y materiales de apoyo para que los padres puedan dar acompañamiento a sus hijos e hijas.

Así mismo, el Portavoz Adjunto de Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco ha felicitado a profesorado, alumnado y familias por “los esfuerzos encomiables para sacar adelante las materias”. Hecha en falta sin embargo que se garantice a aquellos alumnos con necesidades especiales “una atención domiciliaria, por supuesto con garantías de seguridad y protección del personal laboral y también medios de apoyo virtuales específicos y con el debido seguimiento por profesionales, así como otros mecanismos de apoyo a las familias”.