Elkarrekin Podemos propone que los Ayuntamientos de Euskadi dispongan de una tasa turística para mejorar la financiación de los servicios públicos

  • Jon Hernández: “es necesario que la actividad turística sea sostenible con el medio ambiente y el empleo, y que no suponga un ataque al fin social de la vivienda como está ocurriendo en Donostia o en Zarautz

La coalición de partidos compuesta por Podemos Euskadi, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak, Elkarrekin Podemos, propone que los Ayuntamientos, que así lo deseen, dispongan de una tasa turística para mejorar la financiación de los servicios públicos de su municipio. En palabras del portavoz adjunto del grupo parlamentario, Jon Hernández,  “el objetivo es establecer una figura impositiva que tendría un impacto positivo en nuestra economía y los servicios públicos. No tendría un impacto negativo en el turismo”.

Hernández ha lamentado que los partidos políticos que no han apoyado la propuesta de Elkarrekin Podemos en el Parlamento−PNV, PSE-EE y PP− se hayan negado a impulsar una “herramienta mediante la cual las arcas públicas podrían recaudar unos ingresos valiososos para hacer frente a los gastos adicionales que el turismo genera a los territorios y a las ciudades con mayor incidencia del mismo”.

Así mismo, desde Elkarrekin Podemos aclaran que “sería una fuente de recursos para reinvertir en el propio sector y mejorar el desarrollo equilibrado del mismo en todo el territorio de la Comunidad”. De hecho, el gasto turístico ha venido incrementándose en 4.400 millones de euros, lo que representa un incremento entre 2011 y 2018 de más de un  20%. Suponiendo un porcentaje cada vez mayor del PIB del País Vasco.

Habitual en Europa

Desde la tribuna, el parlamentario guipuzcoano ha explicado que “esta tasa está ya implantada en Catalunya y Baleares, así como en Alemania, Francia, Holanda o Italia entre otros países de nuestro entorno, y está teniendo resultados satisfactorios en todos ellos”.

 

“En Europa, son más los países que tienen establecida una tasa turística que los que no la tienen. En el caso de París por ejemplo, este impuesto tiene una larga tradición ya que se aplica desde hace veinticinco años. En Italia, algunas ciudades de marcado carácter turístico aplican la tasa. Y una tasa similar se aplica también en muchas otras ciudades europeas como Londres, Amsterdam, Viena, etc”.