Ezker Anitza-IU denuncia el modelo de residencias y propone un modelo basado en la propiedad pública para garantizar la calidad de la atención que deben recibir las personas mayores.

El parlamentario de Ezker Anitza, Jon Hernández, denuncia en el Parlamento Vasco que los centros residenciales se estaban regulando mediante un decreto “obsoleto”, aprobado en 1998, y que el aprobado en junio de este año “llega tarde y mal”. Frente al actual modelo, Hernández ha defendido un modelo basado en la propiedad pública para garantizar la calidad de la atención que deben recibir las personas mayores en las residencias

En el pleno del Parlamento Vasco celebrado hoy, Jon Hernández, parlamentario de Ezker Anitza-IU en Elkarrekin Podemos, ha denunciado que “los centros residenciales para personas mayores se han estado regulando con un decreto obsoleto aprobado en 1998”. Además, ha añadido que “el aprobado en junio de este año ha llegado tarde y mal”.

“Viene tarde y mal” porque, tal y como ha señala Hernández, “su contenido no va a dar solución a los principales problemas existentes en nuestro modelo de centros residenciales. Problemas que determinan que en estos momentos las condiciones en las que se encuentran las personas mayores en los centros residenciales, no son las mejores posibles con los recursos de los que disponemos en el conjunto de la administración pública”.

Hernández ha valorado como “tramposo” el decreto, porque “las pequeñas mejoras que puede contener el texto, tienen que ver sobre todo con las infraestructuras que deberán tener las residencias, y en muchos aspectos solo atañe a las nuevas residencias”. “Lo que más nos preocupa son las cuestiones fundamentales, las que afectan de una manera absolutamente determinante la calidad de vida de las personas mayores en estos centros, no son mejoradas con el decreto y no van a resolver los problemas existentes, esto es, las trabajadoras y sus condiciones de trabajo”, ha añadido.

“Una carga de trabajo enorme, prisas, turnos cambiantes, parcialidad excesiva, calendarios muchas veces incompatibles con la conciliación, no poder planificar vacaciones, etc. Todo esto también repercute de una manera directa en las condiciones de vida de las personas mayores en las residencias. Por ello, es necesario mejorar de las condiciones de trabajo de estas trabajadoras para poder garantizar la calidad en estos servicios públicos a las personas mayores”, ha sentenciado.

El parlamentario de Ezker Anitza-IU ha señalado que “durante los últimos años hemos visto a las trabajadoras de las residencias de Euskadi haciendo frente al modelo privatizador de PNV y PSE-EE que ha supuesto que tengamos más del doble de plazas en residencias privadas que en residencias públicas”. “Frente a este modelo, que precariza a las trabajadoras de residencias, apostamos por un modelo basado en la propiedad pública para garantizar la calidad de la atención que deben recibir las personas mayores en las residencias y para garantizar que las condiciones laborales de las trabajadoras son las adecuadas”, ha concluído.