Salud pregunta en el Congreso sobre la autorización para fumigaciones de pinos en Euskadi

La Coordinadora General de Ezker Anitza-IU y diputada en el Congreso, Isabel Salud ha registrado una batería de preguntas en el Congreso relativa a la autorización solicitada por el Gobierno Vasco para fumigar pinos con óxido cuproso, un fungicida altamente contaminante.

La Coordinadora General de Ezker Anitza-IU, Isabel Salud, ha registrado una batería de preguntas en el Congreso relativa a la autorización que ha solicitado el Gobierno Vasco para poder fumigar la próxima primavera plantaciones de pino radiata con óxido cuproso.

Salud ha querido recordar la grave situación en la que se encuentran numerosas plantaciones de pino radiata, afectadas por enfermedades fúngicas como la banda marrón y la banda roja y ha puesto en cuestión el método que se pretende utilizar. En este sentido, ha señalado que la propia Academia de Ciencias Médicas de Bilbao se ha mostrado muy crítica con la decisión de fumigar por vía aérea con óxido de cobre recordando que desde la propia Academia han reclamado a las instituciones vascas que renuncien a las fumigaciones aéreas con óxido de cobre.

Tal y como señalan fuentes médicas y colectivos diversos “el uso indiscriminado de pesticidas provoca preocupación entre la población” ya que, tal y como advierte Salud, “múltiples investigaciones han probado su efecto negativo sobre la salud humana” .

Por este motivo, la diputada de Ezker Anitza-IU en el Grupo Parlamentario Unidos Podemos ha registrado preguntas relativas a este asunto al objeto de conocer los informes o estudios que puede tener el Gobierno sobre las consecuencias para la salud pública y el medio ambiente de este tipo de fumigaciones. Igualmente, Salud ha solicitado si el Gobierno plantea alternativas para este tipo de enfermedades en las coníferas ante los riesgos contrastados de las fumigaciones aéreas.

Salud ha recordado que “la Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, prohíbe las fumigaciones aéreas estableciendo algunas excepciones, entre ellas, que no exista ninguna alternativa viable o que la zona en la que vaya a realizarse la pulverización no esté cerca de áreas residenciales”. Sin embargo, según la coordinadora de Ezker Anitza-IU, “las citadas excepciones no pueden aplicarse en el caso de Euskadi”, porque tiene un paisaje rural repleto de caseríos, de tal forma que “la fumigación afectará a los animales, al agua, al aire, al medio ambiente, así como a sus habitantes”.

La diputada de la formación de izquierdas ha manifestado que espera que la respuesta del Gobierno permita “paralizar la fumigación con óxido de cobre y con ello el previsible desastre medioambiental y el peligro que la fumigación puede provocar sobre la salud humana”.