Ezker Anitza-IU de Irún recuerda que llevan dos años solicitando la apertura de Martindozenea como albergue para personas en situación de sin hogarismo

La Asamblea de Ezker Anitza-IU denuncia a través de un comunicado la improvisación con el que el gobierno municipal de Irún está actuando en materia de acogida de refugiados y migrantes en tránsito, así como en la atención a personas en situación de sinhogarismo en la ciudad fronteriza. La asamblea de la citada formación de izquierdas recuerda que en los últimos meses y fruto de la llegada de personas refugiadas a la ciudad y las medidas “ilegales” que el gobierno francés está llevando a cabo a través de devoluciones en caliente y realizando controles policiales en la frontera, “el número de personas refugiadas que se encuentran bloqueadas en Irun necesiten un refugio en nuestra ciudad”.

Ante la citada situación, desde Ezker Anitza-IU recuerdan que la formación de izquierdas lleva reclamando desde el cierre de Martindozenea en otoño de 2015 que el citado inmueble fuera destinado a albergue para personas en situación de sinhogarismo, máxime cuando en los últimos meses la respuesta a la situación que se estaba produciendo en la frontera ha sido improvisada.

La Asamblea de Ezker Anitza-IU de Irún considera que el Ayuntamiento de Irún lleva acumulados muchos años de inacción ante las necesidades de las personas más vulnerables de la ciudad ya que no ha desarrollado políticas integrales, programas e infraestructuras adecuadas para dar cobertura a las personas más vulnerables. A esta inacción se suma que en los últimos meses “solo se han visto parches, cuando lo que hace falta es una respuesta integral a las necesidades de personas que en muchos casos están huyendo de la guerra y la misera en busca de refugio”.

Desde la Asamblea de Ezker Anitza-IU de Irún concluyen que “ya es hora de que nuestro ayuntamiento empiece a dotar a nuestra ciudad de los servicios necesarios para atender a las personas más vulnerables”. Igualmente consideran desde la formación de izquierdas que estas políticas deberían de plantear soluciones integrales que permitan trabajar con las personas más vulnerables “al objeto de acompañar a aquellos que bien queriendo continuar su viaje hacia otro destino y requieran de apoyo y ayuda, y al mismo tiempo poder dar una respuesta y atención integral a aquellos que decidan desarrollar un proyecto de vida en la ciudad”, facilitando su inserción social para una vida digna y con derechos para todas las personas que lleguen a Irún.