Elkarrekin Podemos propone aumentar la RGI y ampliar su cobertura a 59.000 personas pobres que aún no la reciben

Elkarrekin Podemos ha propuesto incrementar la cuantía y modificar los requisitos de acceso a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), con el fin de que esta prestación llegue a las más de 59.000 personas pobres que en la actualidad no pueden acceder a ella.

La propuesta de Elkarrekin Podemos, presentada en una rueda de prensa en Vitoria por la parlamentaria Tinixara Guanche, plantea también la desvinculación de la RGI de la búsqueda activa de empleo, que en la actualidad es uno de los requisitos exigidos para poder recibir la prestación.

La RGI es una prestación social destinada a personas en riesgo de exclusión social y con escasos recursos económicos. En estos momentos, en Euskadi hay alrededor de 60.000 perceptores de esta ayuda, cuya cuantía oscila entre los 640 y los 910 euros, aproximadamente, en función del número de personas que integran la unidad familiar.

Elkarrekin Podemos propone que el cálculo de la cuantía de la RGI se vuelva a realizar en función del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), algo que el Gobierno Vasco dejó de hacer el año pasado, y que para dicho cálculo se apliquen unos porcentajes mayores, lo que incrementaría el montante de la ayuda. En todo caso, desde esta formación no se ha concretado lo que podría suponer el incremento en términos económicos.

Por otra parte, se plantea diversas modificaciones en los requisitos de acceso a esta prestación, con el objetivo de que la misma pueda llegar a las más de 59.000 personas que, pese a encontrarse en una situación de pobreza en Euskadi, no cumplen las condiciones marcadas en la normativa actual para recibir esta ayuda.

«ESPECIAL PREOCUPACIÓN»

Elkarrekin Podemos ha mostrado su «especial preocupación» por la situación de colectivos como las familias con menores de edad, trabajadores en situación «precaria» y pensionistas. Entre otras medidas para facilitar el acceso de la RGI a las personas en situación de «vulnerabilidad», se plantea rebajar a los 18 años la edad mínima para recibir la ayuda y reducir de tres a un año la antigüedad mínima de empadronamiento en Euskadi.

Asimismo, propone «individualizar» el derecho a esta prestación en el marco de las unidades de convivencia, y elevar el patrimonio máximo que puede tener una persona para recibir la RGI, que subiría de 30.000 a 33.264 euros en las unidades convivenciales de una sola persona.

«FLEXIBILIZAR» PLAZOS

Por otra parte, Elkarrekin Podemos es partidario de «flexibilizar» los lazos de los procedimientos que afectan a mujeres víctimas de violencia machista, fijar un plazo máximo de dos meses para la resolución de los expedientes, y reducir la documentación exigida a los beneficiarios. La propuesta reclama que se garantice un tratamiento «escrupuloso» de los datos personales de las personas que reciben la prestación.

Guanche ha explicado que su grupo se encuentra «a la espera» de conocer el proyecto de ley de reforma que el Gobierno Vasco se ha comprometido a presentar este año, y ha afirmado que su grupo tiene la «mano tendida» para tratar de llegar a acuerdos en torno a este tema.