Irabazi Donostia cree que la subida del precio del autobús no está justificada

Amaia Martin, portavoz del Grupo municipal Irabazi Donostia (plataforma compuesta por Ezker Anitza-IU, Equo e independientes), cree que la subida de cinco céntimos del billete ocasional (en papel) del autobús no está en absoluto justificada.
Martin ha realizado estas declaraciones al recibir la propuesta de modificación de los precios a partir de abril de 2018, acordada en la Autoridad Territorial del Transporte de Gipuzkoa (ATTG), que se votará en el Pleno municipal, que prevé una subida de cinco céntimos para el billete ordinario y 1 céntimo para el primer tramo entre 1 y 20 viajes.
Según ha manifestado la portavoz de Irabazi Donostia, la subida de cinco céntimos del billete ocasional se ha convertido en toda una  “tradición con la llegada de la primavera”. No obstante, no se explican las razones que la originan, ya que se aplica sí o sí, al margen de que los precios de los carburantes suban o bajen.
Por otra parte, Martin ha criticado que el gobierno municipal no haya hecho valer en la ATTG la moción aprobada por unanimidad en el Pleno de Donostia, para terminar con la discriminación entre las tarjetas anónimas Mugi de Gipuzkoa y la Barik de Bizkaia, ya que pagando con la Barik en los autobuses de la compañía municipal Dbus, el viaje cuesta 0,93 €, pero con la Mugi 1,15 €, algo que no se modificará en 2018 a la vista de la propuesta de modificación de precios recibida.
La portavoz de Irabazi Donostia también ha pedido a las instituciones representadas en la ATTG que aborden sin demora una tarifa plana para el autobús ya que, hoy por hoy, cualquier persona usuaria habitual, pagando siempre con la tarjeta Mugi, se gasta entre 40 y 50 euros al mes, “un gasto importante” para muchas personas que necesitan usar el autobús a diario para ir a trabajar, o a estudiar, en su mayoría mujeres.

Finalmente, Martin ha informado de que votarán en contra de la propuesta de subida de los precios del autobús para 2018 cuando se lleve a Pleno, porque ni está justificada, ni tiene en cuenta la situación de muchas personas, ni resuelve la desigualdad entre la Mugi y la Barik.