Ezker Anitza-IU, Sí se Puede, EHBILDU y EQUO solicitan que el espacio ferroviario de Irun se defina con participación

Uno de los retos más importantes para nuestra ciudad es la regeneración del espacio ferroviario. Miles de metros cuadrados en desuso y en deterioro constante que suponen una  cicatriz urbanística para la ciudad.

Nuestro compromiso es impulsar y ser parte de este hito histórico para el futuro de nuestro entorno: haciendo de Irun una ciudad más compacta y sostenible.

En el cumplimiento de ese horizonte tan ambicioso las cuatro formaciones políticas de cambio y progreso en Irun planteamos dos cuestiones que entendemos cruciales: cómo planificar el ámbito, y para qué.

El cómo lo tenemos claro: mediante un proceso participativo que implique a toda la ciudadanía. Explicando a los iruneses e irunesas en qué condiciones se puede actuar, qué usos desean darle al nuevo ámbito, la inversión que supondrá y si estamos de acuerdo en realizarla. El reglamento de participación que se está desarrollando permitirá realizar consultas de carácter vinculante, y esta sería una ocasión perfecta para ello.

Respecto al para qué, nosotros como agentes sociales de la ciudad queremos contribuir aportando ideas a los usos de ese nuevo ámbito. Dado que aún no tenemos  referencias sobre qué ideas tiene el equipo de gobierno, sí queremos plantear que sería de gran utilidad para el centro de nuestra ciudad impulsar en ese espacio dotaciones verdes y equipamientos deportivos y culturales y de economía colaborativa; haciendo de la actual playa de vías el pulmón de la ciudad y el espacio de disfrute y asueto más significativo. Sumándola si fuese necesario actividades económicas de “bata blanca”, industria cultural y artística, espacio universitario, etc.

En ningún caso entender esta oportunidad como la ocasión de favorecer a la iniciativa privada, esperamos de este nuevo ámbito un entorno eminentemente público.

Reiteramos nuestro compromiso a dar impulso a este proyecto de transformación de la ciudad siempre y cuando venga de la mano de la ciudadanía mediante procesos de participación ambiciosos y redunde el proyecto en espacios de uso públicos.