Ezker Anitza-IU denuncia la “manipulación” de la legalidad realizada el Gobierno Vasco respecto a los “vientres de alquiler”

Ezker Anitza-IU ha denunciado la “manipulación” de la legalidad realizada por el Gobierno vasco, tras las declaraciones realizadas este martes por su portavoz, Josu Erkoreka, anunciando la una instrucción que equipara los permisos por maternidad y paternidad también en los casos de gestación subrogada, “aun reconociendo que la misma está prohibida en el estado español”.

La Coordinadora General de Ezker Anitza-IU y diputada de IU en el Congreso por la coalición Unidos Podemos, Isabel Salud, considera que estamos ante un debate “serio y riguroso” que la ciudadanía debe tener sobre la cuestión de los vientres de alquiler, y muestra su “total rechazo” a este tipo de prácticas que “vulneran los Derechos Fundamentales de las mujeres, reduciéndolas a un mero objeto de comercio en una nueva forma de violencia machista”.

Salud, también miembro de la Comisión de Igualdad en el Congreso, aboga por “el derecho a decidir de las mujeres en materia de derechos sexuales y reproductivos, contra el control sexual de las mujeres, contra la mercantilización, el tráfico y las granjas de mujeres con fines reproductivos”.

La Coordinadora de Ezker Anitza-IU destaca que “la política y la cultura patriarcal es la responsable de que las mujeres sigamos soportando una violencia que no cesa, en el trabajo, en casa, en la sociedad y ahora en la mercantilización de nuestra maternidad”. Salud denuncia que, a pocos días de celebrarse el 8 de marzo, día internacional de las mujeres trabajadoras, se abra “de manera interesada y fraudulenta” el debate sobre los vientres de alquiler, “bajo el prisma de los derechos de las familias a tener descendencia y nunca sobre la madre de alquiler”.

Por lo que lo considera “un retroceso en materia de derechos humanos permitiendo la compraventa del niño que se gesta y admitiendo el alquiler del cuerpo de una mujer”, un retroceso que “permitiría nuevas formas de explotación de las mujeres, pero sobre todo de las mujeres pobres de varias áreas del mundo”. “Esto se da especialmente en áreas gobernadas por políticos que se han puesto al servicio de las grandes compañías farmacéuticas, de las agencias que buscan muchachas en las zonas rurales de la India, Pakistán, Bangladesh, Ucrania… para contratar, por una aportación miserable que le entregan la familia, sus ovarios, su matriz, su resistencia física”, añade la diputada de IU.

Según Isabel Salud, “estamos ante la nueva forma de esclavitud” y subraya que “es infame, manipular el cuerpo femenino para fertilizarlo, embarazarlo y después sustraerle el ‘producto’ como si se tratara de que hubiera fabricado unos zapatos”.