Garzón considera una «mala noticia» el resultado del plebiscito en Colombia y aboga por «seguir trabajando con firmeza para conseguir la paz definitiva»

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha tachado hoy de “mala noticia” el rechazo al acuerdo de paz en Colombia por apenas el 50,2% de los votos contabilizados en el plebiscito desarrollado ayer en este país, consulta en la que hubo más de un 62,5% de abstención. Garzón indicó que pese a este voto negativo “desde Izquierda Unida entendemos que se debe seguir trabajando con firmeza para conseguir una paz definitiva en Colombia, porque para nosotros la paz es digna de defensa”.

En la rueda de prensa ofrecida esta mañana en la sede federal de su formación, el coordinador de IU indicó que con el resultado del plebiscito de ayer “ha ganado el rencor y el odio” y que no se puede tirar por la borda todo el trabajo realizado en los últimos años entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP para poner punto y final “a un conflicto que ha durado más de 50 años, que ha provocado más de 300.000 muertos directos, cerca de 110.000 desparecidos y alrededor de ocho millones de personas desplazadas”.

Alberto Garzón recordó que el artículo 22 de la Constitución colombiana señala de manera explícita que la paz es un derecho de los pueblos y su consecución ‘un deber de obligatorio cumplimiento’, por lo que remachó que “el pueblo colombiano se merece la paz”. Por su parte, y en la misma línea, la responsable federal de Política Internacional y eurodiputada de Izquierda Unida, Marina Albiol, indicó que “lamentamos profundamente un resultado en el que ganan las fuerzas más reaccionarias de América Latina y pierde el pueblo colombiano”. “La campaña por el ‘No’ al acuerdo -detalló-, financiada por parte de la oligarquía, demuestra que los grandes poderes económicos prefieren seguir beneficiándose de los dividendos que genera la guerra.

El principal valedor de esta campaña ha sido Álvaro Uribe, únicamente defendido en el Estado español por el ex presidente Aznar y la ultraderecha extraparlamentaria, cuyos vínculos con la violencia paramilitar son de sobra conocidos”. Albiol consideró que “sin embargo, los valientes pasos que se han dado hacia la paz no tienen vuelta atrás. A pesar de los terribles resultados, el anhelo de paz es una realidad para el pueblo colombiano. El firme compromiso de las partes por acabar con la violencia y el cese de las armas de las FARC-EP son los primeros pasos de un camino que requiere esfuerzos y generosidad, pero para el que ya no hay retorno”. 

La dirigente federal de IU apostilló que “quienes desean una sociedad colombiana basada en la paz y en la justicia social, que sólo puede garantizarse a través de la solución dialogada del conflicto, saben que nos tendrán de su lado”.