Irabazi, EH Bildu y Podemos proponen que las deducciones de las empresas de Álava no puedan superar nunca el 30%

Los representantes del bloque de izquierdas en la oposición foral -EH Bildu, Podemos e Irabazi- avanzan en su propuesta de reforma fiscal con la presentación de dos de las cuatro normas forales con las que quieren instar al gobierno de la Diputación a acometer cambios “hacia una fiscalidad más justa”.

Por ahora, los grupos han registrado ya las normas correspondientes al Impuesto de Actividades Económicas y el Impuesto de Sociedades, al que quieren rebautizar como Impuesto sobre el Beneficio de las Empresas, a expensas de hacer lo propio “a la mayor brevedad” con el IRPF y el Impuesto de Patrimonio.

“Hoy se paga en función del volumen de operaciones, pero si queremos que se aplique realmente el principio de progresividad, las empresas deben tributar en función de los beneficios obtenidos”, aseguró la juntera Nerea Martínez (EH Bildu). Los cambios en el Impuesto de Sociedades que las tres formaciones quieren implementar pasan por establecer un escudo fiscal para que las deducciones no puedan superar el 30% de la base imponible, según relataron por su parte Javier Bizarro (Podemos) y José García (Irabazi).

Los tres grupos aspiran a “favorecer la empleabilidad de las mujeres” incrementando la cantidad deducible en 4.900 euros cuando se contrate a una mujer con un contrato de más de dos años y con un salario bruto mensual que supere en un 70% el salario mínimo. También plantean penalizar a las firmas que recurran al fracking para obtener beneficios, por lo que tributarían al 50%.

En cuanto al IAE, piden rebajar de dos a un millón el límite para la exención del pago, pues Álava y Bizkaia son las únicas provincias del Estado con esa cifra.