Ezker Anitza-IU reivindica la igualdad salarial real entre hombres y mujeres

El día 22 de febrero está señalado en el calendario como Día de la Igualdad Salarial entre hombres y mujeres. Según datos presentados por los sindicatos CC.OO. y UGT en los últimos días las mujeres en la CAPV necesitamos trabajar casi tres meses más al año que los hombres para llevar a casa el mismo salario. 
 
Esta desigualdad supera a la media del Estado Español, no tenemos en este caso ningún orgullo identitario para colgarnos medallas. Tampoco ocupamos mejor lugar respecto al resto de países europeos. 
Esta brecha se desglosa por sectores y es en todos bastante significativa, pero en el caso de las Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares se debe fundamentalmente a que el 50% de mujeres tiene un contrato a tiempo parcial, mientras que sólo un 10% de los hombres tiene un contrato de este tipo. 
 
Debemos por tanto unir este último dato al ya denunciado hace unos días por el Informe Laboral de Euskadi que señalaba que los contratos a tiempo parcial que se estaban realizando eran en el 75% de los casos para mujeres. Con esto la brecha se irá agudizando más y más y no hay visos de cerrar esa fractura. En este momento una mujer necesita trabajar 46 años para ganar lo que un hombre ingresa en 35. 
 
La menor renta salarial de las mujeres también lleva asociada, de cara al futuro, una mayor desprotección social; ya que al cotizar menos perciben menores prestaciones por desempleo y jubilación. 
 
De esta manera se perpetúa la falta de independencia económica de la mujer, origen y fin de la dominación patriarcal y capitalista. No podrá existir igualdad social mientras no haya igualdad en materia laboral para las mujeres.