Encuentro de Paloma López, eurodiputada de IU con colectivo de mujeres migrantes trabajadoras del hogar

En el día de ayer, aprovechando la visita de Paloma López, Eurodiputada de Izquierda Unida, a Bilbao se mantuvo un encuentro con representantes de colectivos que trabajan con mujeres migrantes trabajadoras del hogar.
 
En este encuentro, en el que participó también el Área de Mujer de Ezker Anitza – IU se pudo conocer de primera mano la situación de abuso por la que pasan las mujeres migrantes que realizan trabajos de hogar en Euskadi, con falta de reconocimiento de derechos laborales, invisibilización por no tener papeles en algunos casos y llegando hasta el maltrato físico y vejaciones sexuales en un importante número.
 
Con la legislación actual sobre trabajadoras de hogar, las internas, que es en la situación en la que se encuentra el 100% de mujeres migrantes, no disfrutan de los descansos que deberían existir por ley. Las horas de trabajo nocturno no son pagadas ni reconocidas como correspondería al trabajo y esfuerzo realizado.
 
Se realiza un descuento de hasta el 30% del salario por alojamiento y manutención cuando por ley este alojamiento y manutención deberían ser facilitados aparte del salario. Incluir alojamiento y manutención como parte del salario se considera esclavitud, aunque parezca que desde muchos empleadores se esté normalizando esta actitud.
 
Este colectivo reclama al menos la ratificación por parte del Estado Español del Convenio 189 OIT para poder aplicar una normativa más digna para estas trabajadoras. Desde Izquierda Unida se manifestó que se volvería a insistir a través de nuestro Grupo Parlamentario en el Congreso y en el Europarlamento en exigir la ratificación del Convenio, ya que se exigió en su día por parte de nuestros Diputados y fue rechazado de plano por el Partido Popular.
 
En el encuentro también se reclamó una intermediación laboral justa, para no encontrarse en la situación actual, en la que muchas Agencias de Colocación utilizan la picaresca y el abuso. Para intentar evitar las situaciones de abuso y malas prácticas sería necesaria una inspección laboral, así como obligar a contratos que recojan las funciones que realizan las trabajadoras, ya que se da el problema de que la mayoría de contratos no recogen las funciones que acaban desarrollando las trabajadoras, en muchos casos rotando entre familiares y conocidos del empleador sin ningún pago extra por los trabajos fuera del domicilio habitual.
 
Así mismo, desde la Asociación Mujeres Con Voz se presentó el trabajo que realizan con estas mujeres de apoyo e información, ya que es significativo el número de casos de abuso, acoso y vejación a las mujeres trabajadoras de hogar por su condición laboral y por su origen nacional. Se denunció la práctica a la que se ven sometidas muchas mujeres que ponen anuncios para solicitar empleo como trabajadoras de hogar, recibiendo llamadas para someterse a la prostitución, acoso telefónico y violencia verbal.
 
Desde el Área de Mujer de Ezker Anitza – IU se mostró total disposición y apoyo a las campañas que desde este colectivo se pongan en marcha para denunciar la violencia que sufren estas mujeres por su condición de migrantes y de empleadas de hogar. Estas mujeres sirven de mano de obra demasiado barata para cubrir las obligaciones que el Estado está abandonando mediante la política del gobierno central del PP y del autonómico del PNV recortando los servicios sociales y los cuidados, ya que su dedicación además de la del trabajo del hogar pasa por el cuidado de menores, enfermos, discapacitados y ancianos por unos salarios indignos y una situación laboral precaria.