Ezker Anitza – IU Bilbao considera un acierto el rechazo a la macrodiscoteca de Deusto

Ezker Anitza-IU de Bilbao ha querido mostrar su acuerdo con la postura adoptada por el ayuntamiento de Bilbao y lo demás grupos a la hora de negar la apertura de una macrodiscoteca en Bilbao, que tendría aforo para unas 2000 personas, por considerar que al tratarse de un espacio frente a un centro sanitario, junto a una escuela y anexa a una rotonda que hace de arteria de entrada con gran afluencia a la zona de Deusto, no es una ubicación adecuada.

 

No obstante, la formación de izquierdas ha querido subrayar que esta denegación del permiso, como ha ocurrido con otras salas del mismo tipo a lo largo del tiempo (San Ignacio, Ribera de Deusto, Bolueta…) no deja patente sino la propia incapacidad del gobierno municipal y la mayoría de los grupos políticos de plantear una alternativa al ocio nocturno de Bilbao.

 

Pese a los conflictos que generan estos tipos de espacio, el PNV ha optado por mirar a otro lado y seguir hostigando a los pequeños hosteleros con condiciones y horarios hiperrecortados con el fin de establecer un ocio nocturno de macrosala, que hoy una vez más queda patente que es un error de bulto.

 

Ezker Anitza-IU quiere denunciar que mientras los conflictos de este tipo se disparan y la hosteleria de barrio agoniza, los grupos políticos del ayuntamiento abren y cierran comisiones y estudios para “salvar la noche” mientras los fondos al ocio alternativo disminuyen y los programas que un día fueron una alternativa de ocio solvente agonizan o desaparecen.

 

Por todo ello, la organización de izquierdas ha querido lanzar el guante a la administración local a sentarse con las y los hosteleros, tanto grandes como de barrio, con los colectivos de jóvenes y con los agentes implicados para debatir el modelo de ocio que necesita Bilbao, que sea cercano y atractivo para las personas, participativo y que fomente valores como la empatía, el respeto, la cultura alternativa y la desestigmatización de las y los jóvenes. Un modelo que además no supongan el fin de la pequeña hostelería y no se base en un modelo que no funciona como el consumismo que se impulsa también, a través de las grandes superficies de ocio.