Ezker Anitza-IU reitera la exigencia de cierre inmediato de Garoña

 

Ezker Anitza – IU reitera, de nuevo, su exigencia para que la Central Nuclear de Garoña sea cerrada y desmantelada sin más aplazamientos y de una forma segura. Esta exigencia cobra fuerza tras conocerse que el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), aplazó ayer, por segunda vez, la decisión de conceder o denegar la petición de la central de Garoña de un nuevo plazo para poder mantener en funcionamiento la planta, cuestión que analizará otra vez hoy jueves.

Isabel Salud, coordinadora de Ezker Anitza-IU ha manifestado que, “resulta escandaloso que tras haber comunicado su intención de cerrar Garoña, Nuclenor (propietaria de la central operada al 50 % por Endesa e Iberdrola), esté exigiendo al gobierno una nueva prórroga creando un grave, aunque no nuevo, precedente de cesión del gobierno a intereses particulares en contra del interés general”.

COMPLICIDAD DEL PP VASCO Y ACTITUD INQUIETANTE DEL PNV

Así mismo, Salud ha declarado que desde nuestra formación, consideramos vergonzosa la actitud de diversos miembros del PP vasco, como el diputado general de Álava, Javier de Andrés, a quien le preocupa más la “incertidumbre” que se genera por el aplazamiento de la decisión, que el que se ponga en riesgo la salud y la vida de miles de ciudadanos ampliando el periodo de funcionamiento de esta central. Resulta evidente que lo que al señor de Andrés le preocupa es que el Gobierno de España no se pliegue, una vez más, a los intereses de las compañías eléctricas.

No menos inquietante resulta la actitud del PNV que por boca de la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, Arantza Tapia, reclamaba ayer “garantías”, en caso de que se prorrogue la central, ha asegurado Salud..

¿Nos van a ofrecer las mismas garantías que a los ciudadanos de Fukushima?”, se ha preguntado Isabel Salud, coordinadora de Ezker Anitza-IU, que ha resaltado que la tristemente célebre central japonesa es considerada la “hermana gemela” de la central de Garoña, tal y como se jactaban los propios responsables de Garoña antes de que Fukushima entrara en desgracia.

Conviene recordar que el pleno del CSN está compuesto por cinco miembros: dos del PSOE: Rosario Velasco y Cristina Narbona; Antonio Gurguí de CIU y Fernando Castelló y Fernando Martí (presidente del CSN), ambos del PP. De esta forma, la llave de la decisión queda en el representante de CIU.

Siendo sobradamente conocidas las buenas relaciones entre CIU y el PNV, resultan más sorprendente, aún, la actitud tibia del gobierno vasco ante una decisión que afecta gravemente a la seguridad de la ciudadanía vasca.

¿Hay intereses inconfesables por parte del PNV acerca de la posible prórroga de la central de Garoña? ¿Qué defenderán, el interés general de la ciudadanía o el interés particular de Iberdrola y Endesa?, preguntaba de nuevo Isabel Salud, que ha pedido al Gobierno Vasco que cierre dudas plantando cara a Garoña, exigiendo su cierre sin las posiciones ambiguas, de cara a la galería, que viene mostrando hasta el momento.