La represión no es el camino a la paz

El Área de Juventud de Ezker Anitza-Izquierda Unida rechaza las recientes detenciones de jóvenes en Euskadi bajo el único pretexto de su vinculación a la organización política juvenil SEGI. La juventud de la izquierda abertzale tiene derecho a reivindicar sus planteamientos políticos y a ejercerlos por medios democráticos, públicos y no violentos. La represión y las ilegalizaciones indiscriminadas, son contrarias a las ansias de paz que tiene la ciudadanía en Euskadi y dejan patente la necesidad por parte del régimen de buscar enemigos con el fin de tapar sus propias vergüenzas y opacidades, la corrupción y la violación reiterada por parte del estado de los derechos humanos recogidos en la Constitución, entre los que figuran el derecho a la vivienda o al empleo digno, entre otros.

Como en otras ocasiones reiteramos que la solución al conflicto vasco pasa por la desaparición de ETA y la construcción de unas condiciones democráticas para el diálogo entre los diferentes agentes de la sociedad y los partidos políticos. Para lo cual, entendemos que es necesaria la derogación de la actual Ley orgánica de Partidos Políticos y del resto de medidas de excepción aprobadas por el PP y el PSOE, el fin innegociable de la violencia y la extorsión, y el legítimo acercamiento de las presas y presos vascos a su lugar de residencia. Consideramos que se deben dar pasos tanto por parte del estado como por parte de ETA en el avance de un desarme y rechazamos las expresiones públicas que alejan posturas, como el reciente homenaje al preso de ETA “Thierry” donde se profirieron gritos de apoyo a ETA o las amenazas, por parte de la fiscalía del Estado de ilegalizar Sortu.

Entendemos además, que ha de ser la sociedad vasca quien explore los caminos en busca de una solución compartida del conflicto y la reconciliación entre las víctimas aplicando el principio de verdad, reparación y justicia.  La convivencia futura tiene que asentarse fuertemente sobre el reconocimiento de los hechos, del daño causado y de la dignidad de las víctimas.  Un reconocimiento que debe venir de parte de quienes causaron, alentaron o justificaron todas las violencias sufridas en Euskadi.

Desde el Área de Juventud de Ezker Anitza-Izquierda Unida abogamos, una vez más, como única solución al conflicto político existente por la aplicación, tras un proceso de diálogo y acuerdo común que genere amplios consensos, del principio democrático del derecho a la autodeterminación nacional y social, como libre expresión de la voluntad del pueblo en el cual las personas jóvenes debemos ser agentes activos como garantes del futuro del proceso de paz.