Ezker Anitza-IU centrará en el desempleo su campaña electoral, que será “austera” y sin “un euro de los ciudadanos”

Ezker Anitza-IU realizará una campaña electoral "austera" y pagada sin "ni un solo euro de los ciudadanos", que centrará en el problema del desempleo y en la que pretende superar el "bipartidismo con txapela" de Euskadi. La formación contará con el apoyo del coordinador federal, Cayo Lara, y el europarlamentario Willy Meyer en actos "a pie de calle" en los que pretende recuperar el espíritu de las primeras campañas de la democracia.

   Durante la presentación de las líneas estratégicas de la campaña electoral en Bilbao, su candidato a lehendakari, Mikel Arana, ha explicado que la formación cuenta con un presupuesto "austero" de 150.000 euros, de los que 120.000 están destinados a 'mailing' y otros 30.000 a costear la elaboración de 10.000 carteles y 50.000 dípticos y los gastos de tres furgonetas que recorrerán el territorio vasco durante los próximos quince días.

   Arana ha destacado que la campaña, con el lema 'Rebélate', se financiará con "la ayuda" de Izquierda Unida-federal, que cubre "una importantísima" parte del presupuesto, y una cuota extraordinaria de diez euros que asumirán los militantes.

   "Será pagada con nuestros propios fondos y no va a requerir ni un sólo euro público", ha manifestado el candidato vasco, que ha subrayado que no se ha pedido "ningún crédito electoral" por "una cuestión de coherencia", teniendo en cuenta que "la responsable de la crisis es la banca".

   En la campaña, trabajarán siete personas liberadas y un "equipo 2.0", formado por voluntarios que se encargará de la difusión e interacción con los ciudadanos a través de internet, además de un grupo en cada territorio, con 30 voluntarios.

   Arana ha resaltado que, a lo largo del periodo de campaña, Ezker Anitza asumirá un "compromiso de transparencia" para decir "la verdad de forma clara". Según ha asegurado, la formación no va a "jugar al mensaje confuso" para "no perder votos" y mantener "lo que tenemos".

   La formación tendrá, entre sus principales "retos", hacer "pedagogía política" y explicar a los ciudadanos los motivos que han llevado a la crisis, que Ezker Anitza no aspira a "gestionar", sino a "superar el modelo que nos ha llevado a ella". "Que la gente sea consciente de que nos están estafando y, a partir de ahí, de ahí que pueda elegir de manera libre y, sobre todo, informada cuál es el voto que va a emitir", ha explicado.

   Asimismo, ha indicado que la formación intentará trasmitir sus propias propuestas superando el "bipartidismo con txapela" existente en Euskadi, en el que "las cuatro grandes formaciones políticas han decidido que la mejor manera de repartirse el poder entre ellas es excluirnos, con la inestimable ayuda de la Junta Electoral".

   La campaña se centrará "de manera muy importante" en el tema del empleo porque, aunque el desempleo es inferior al resto del Estado, Euskadi presenta "las tasas más altas desde la década de los 80".

EVITAR UNA CAMPAÑA "TEATRALIZADA"

   En "coherencia con nuestra apuesta federal", la campaña contará con la presencia del coordinador federal, Cayo Lara, que participará en el cierre de campaña, los diputados del Congreso Alberto Garzón y Ascensión de Las Heras, así como representantes de la coalición Ezkerra y del miembro del Partido de la Izquierda Europea Willy Meyer.

   En cualquier caso, no se articulará en torno a los tradicionales "grandes mítines" porque no desean "una campaña teatralizada", sino que se intentará recuperar el espíritu de las primeras campañas de la democracia en las que "los candidatos estaban en la calle" e intercambiar opiniones con los ciudadanos". "La inmensa mayoría de los actos serán a pie de calle. Nuestras herramientas son zapatos y voz", ha concluido.