RABAZI (EZKER ANITZA IU - EQUO BERDEAK) CONSIDERA QUE NO DEBE SUFRIR NINGUNA CONSECUENCIA POR LAS POSIBLES ALTERACIONES DEL GRUPO MIXTO DE LAS JUNTAS GENERALES DE ÁLAVA

El Portavoz de Irabazi en las Juntas Generales, José Damián García, ha comparecido esta mañana acompañado del Concejal de Irabazi en el ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Óscar Fernández. En la comparecencia se han presentado las dos mociones derivadas de interpelación que está previsto que se debatan este viernes, 14 de julio, en el último pleno del actual periodo de sesiones.

En la primera de ellas, tras la interpelación del pasado miércoles al Diputado General de Álava, se reclama la paralización del actual proyecto del tranvía al sur de Vitoria-Gasteiz (tramo Angulema – Universidad).

En la segunda se exige que la Diputación Foral pague la deuda que actualmente mantiene con el ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz por los servicios de recogida de perros y otros animales abandonados que presta el Centro de Protección Animal de Armentia. Esta deuda asciende a más de medio millón de euros. También se reclama un acuerdo entre diputación y ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz para la reforma y rehabilitación del Centro de Protección Animal de Armentia.

SITUACIÓN DEL GRUPO MIXTO

En cuanto a la situación del grupo mixto, desde Irabazi se ha señalado que “no podemos ser paganos de situaciones que no hemos creado”. La formación ecologista y de izquierdas ha reclamado este viernes, en un escrito que debatirá la mesa de mañana martes, que la decisión acerca de la alteración del grupo se posponga al nuevo periodo de sesiones que comenzará en septiembre.

Hace un año se rechazó en la Comisión de Reglamento y Régimen Interior - con 11 votos en contra (PNV, PP y PSE) y 1 abstención (procurador tránsfuga de Ciudadanos), frente a 8 votos a favor (Irabazi, Podemos y EH Bildu) - una propuesta de EH Bildu para crear una ponencia para la reforma del reglamento de la cámara que hubiese abordado cuestiones como esta.

Para Irabazi, lejos de entrar en lamentaciones, ya es hora de abordar estas situaciones. Es por ello que se ha invitado a la mesa, y al resto de grupos junteros, a abordar esta situación y la posibilidad de introducir en el reglamento de la cámara la creación de un grupo de no adscritos tal y como han hecho recientemente las Juntas Generales de Bizkaia.

En todo caso, desde Irabazi consideramos que el grupo mixto no puede ser un “cajón de sastre” que impida la representación política de iniciativas, como la nuestra, fieles a su electorado y a su proyecto político.